sábado, septiembre 22, 2007

El verdadero problema de no cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU

Este fin de semana pasado, mientras lavaba los platos en la cocina y Mónica asistía a la primera sesión de su máster en homeopatía, me surgió cual, o mejor dicho, cuales serán los verdadedoros problemas de no cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas:

Primer problema
Significará que habrán muerto millones de niños, mujeres, hombres, familias en el mundo de causas relacionadas con la pobreza, marginación, desnutrición, enfermedades curables o evitables.

Y llegamos nuevamente a "el problema con los números", asi es que haré un paréntesis para traer una nueva reflexión que tomo prestada de unas conferencias a las que asistí este pasado Jueves 20 y Viernes 21 de Sep. enfocadas a la Responsabilidad Social Empresarial y organizadas por Fundación Carolina, Fundación Euroamérica y el Centro de Alianzas para el Desarrollo. Esta reflexión se me hizo muy impactante, ya que planteó de una forma muy clara el problema de "una muerte es una tragedia y millones son una estadística":

Cada día mueren miles niños por las causas ya mencionadas, sin embargo, NO es "noticia"... ¿¿porque?? Esa cantidad equivale a un avión lleno de niños (vamos a imaginar una escuela que conozcamos cerca, o a la que van los hijos, sus amiguitos, etc. en una excursión escolar) y si se estrellara ese avión y murieran todos los abordo sería una enorme tragedia y estaría en todas las noticias, televisión, radio, prensa, etc. ¡Sin duda!

¡Y si esto sucediera otra vez al día siguiente, seria una tragedia mayor!! Crearía una sensación de terror, dolor, angustia, solidaridad. ¿Y si al día siguiente sucediera nuevamente? ¿poco a poco dejaría de impactarnos? ¿y si sucediera todos los días, cada día se estrellara un avión lleno de niños y murieran todos.... llegaría un momento en que no sería noticia, porque empieza a persibirse como algo inevitable, algo normal, predecible? ¿algo aceptable?? ¿y si tuvieras esta información, harías algo por evitar que se subieran otros tantos niños a un avión que estas seguro se va a estrellar y van a morir todos? ¡Seguro que si!

¿Y porque no sucede lo mismo con los niños que mueren de hambre, deshidratación, enfermedades asociadas a la marginación y pobreza? ¿Se sienten mas "lejanos", hay menos "relación", no hay esa sensación de "cercanía" y luego pérdida trágica?

Segundo problema
Una vez que pase la fecha fijada del 2015, y que "no pase nada", se perderá el actual sentido de urgencia.

¿A que me refiero con que "no pase nada"? A que no hay un evento especialmente diferente, notorio, como podría ser la erupción de un volcán, o un sismo, o la explosión de una bomba, o la caída del internet, o los sistemas financieros, etc. etc. Pasada la fecha, el día siguiente seria otro día mas de "normalidad". No hay un elemento diferenciador de blanco-negro.

Haciendo una analogía con el Y2K, el caos que se predecía a nivel mundial por el cambio del año "99" al "00" (entiéndase de 1999 al 2000, y que las computadoras u ordenadores podrían interpretar como año 1900 por cuestiones técnicas). Antes del cambio de fecha habia una sensación de urgencia, hubo una movilización masiva (a nivel sistemas, informática, etc.) para tomar medidas preventivas o correctivas, pero, una vez pasada la fecha y que no hubo tal caos, prevaleció una sensación de... ¿tanto alboroto... para nada??

En realidad, el elemento diferenciador se podría fijar HOY MISMO y decir "vamos a evitar que mueran estos miles de niños mañana". Amanece mañana y ¿que sucedió? Murieron. ¿Qué cambió en el resto de las vidas alrededor del mundo? ¿Se interrumpió drásticamente? No. En forma similar, llegada la fecha fijada, una vez que entre el día "siguiente" no habrá un claro sentido de "antes y después"... mas que el que se queda en nuestro interior, el de saber, y en el vacío dejado por aquellos que ya no están. Si se le preguntara a UN padre de CUALQUIERA de estos niños, esa fecha futura no significa nada si el día de mañana el niño que se muere es el de él/ella. El tuyo... o mío.

Tercer problema
Crece una sensación de fracaso, de impotencia y de que el problema no tiene solución.

Como mexicano puedo elaborar más en esta sensación, haciendo ahora una analogía con la "pasión del futbol"! Siempre que viene el mundial crecen las espectativas como espuma! Conforme empieza a avanzar la selección nacional surge el canto unísono de "sí se puede! sí se puede!", la euforia se contagia, el optimismo permea todo: el trabajo, la escuela, la convivencia, las familias, amistades, etc. Se habla de "ganamos", que bien "jugamos", hay una sensación de unidad, solidaridad que sirve de combustible para el día a día, para avanzar a pesar de otros problemas, que ahora, se ven empequeñecidos.

Llegan los cuartos de final o semifinales... se falla ese penal crítico (ejem, llamémosle en este caso "2015") y ooohh!!! EL FRACASO! La desilusión! El desenamoramiento! Surge el enojo, sentido del fracaso, de incapacidad, de mediocridad y que nuevamente se propaga y permea y se vuelve el alimento de una nación entera, surge la otra frase célebre "jugamos como nunca, perdimos como siempre". Se pasa ahora a decir "perdieron", que mal "jugaron", hay una sensación de división, vemos lo negativo en todo.

En forma similar, pero obviamente trasladando esto a la escala mundial y a las vidas humanas, el problema se ve multiplicado por el mismo factor, se refuerza la noción de que se llevan décadas "luchando contra la pobreza sin éxito" y que será un problema persistente, duradero, y que las vidas perdidas son inevitables y es algo que hay que aceptar como parte de su destino, de su karma, de la voluntad de Dios. Pero ojo, yo creo en el destino, el karma, la voluntad de Dios, pero también como manifestación de nuestra libre voluntad y acción, asi es que mejor decir que el destino, el karma y la voluntad de Dios es ayudar a evitar la propagación de esta situación, como humanos y no como naciones o culturas divididas y alejadas, que aquello que nos diferencía a unos y otros se vea empequeñecido por aquello que nos une.

Conclusión
Considero de vital importancia fijar metas como la de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, alrededor de las cual organizarnos como humanidad, elevar la conciencia, juntar masa crítica para traer soluciones profundas, amplias y duraderas! Pero a la vez quería hacer hincapié en estos problemas adicionales, de llegar esa fecha y no haber logrado dichos objetivos, como un incentivo mas para entender, sentir y actuar, sumándonos al esfuerzo con amor y pasión!

Love,

GA

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home